Hombres: Dale prioridad a la atención médica preventiva

Noviembre es el mes de concientización sobre la salud de los hombres y, como hombre, tienes necesidades de atención médica únicas que afectan tu cuerpo, mente y espíritu. Fíjate como objetivo conocer tu salud actual y tus factores de riesgo para ciertas afecciones. Eres responsable de proteger tu salud integral y estar sano por muchos años.

En comparación con las mujeres, es menos probable que los hombres consulten a un médico para recibir atención preventiva (y, a veces, ni siquiera para afecciones más graves). Lo que tal vez no recuerdes es que lo que eliges como estilo de vida también afecta a tus seres queridos, tu comunidad e incluso tu trabajo.

Comprométete a ocuparte más de tu atención médica para poder disfrutar de tus próximos años con salud y vitalidad.

Escucha tu cuerpo

Independientemente de tu edad, aprende lo que puedes hacer para sentirte bien y vivir lo mejor posible. Esto incluye ejercicio adecuado para tu edad y estado de salud, una dieta balanceada y técnicas saludables de manejo del estrés. También puedes prepararte conociendo las señales de advertencia de los problemas de salud de los hombres, como el cáncer de próstata, el cáncer de testículo y la hiperplasia prostática benigna (HPB), y saber qué exámenes médicos pueden ayudarte a detectar algunas afecciones desde el principio.

Los exámenes preventivos te mantienen encaminado

Tu médico puede ayudarte a estar al día con todos los exámenes médicos que necesitas, incluidos los controles anuales de colesterol, diabetes y salud de la próstata. Otras detecciones pueden incluir:

  • Corazón y sistema vascular
  • Incontinencia
  • Salud reproductiva y fertilidad
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de testículo
  • Problemas de energía relacionados con la testosterona

Detectar temprano el cáncer de próstata y de testículo puede salvarte la vida

“Si bien se desarrolla principalmente en hombres mayores, el cáncer de próstata puede aparecer a cualquier edad. De hecho, es la segunda causa de muerte por cáncer entre los hombres”, explica el Dr. José Silva, urólogo certificado de AdventHealth Medical Group Urology en Apopka y Winter Garden. 

Aunque es una estadística alarmante, la buena noticia es que la mayoría de los hombres diagnosticados con cáncer de próstata, especialmente en sus primeras etapas, pueden sobrevivir. Por eso es tan importante la detección temprana de este cáncer de crecimiento lento, cuando es más tratable.

Cuándo considerar los exámenes de detección de cáncer de próstata 
Aunque la comunidad médica está de acuerdo en que es una buena idea, realmente no existe una regla estricta y rápida sobre cuándo deben comenzar las pruebas de detección del cáncer de próstata o qué métodos de detección deben usarse. "En última instancia, depende de ti y de tu médico hablar sobre tu riesgo de padecer cáncer de próstata, y crear un plan de detección adecuado", dice el Dr. Silva. 

Dado que el cáncer de próstata generalmente no provoca síntomas notables, especialmente en las primeras etapas, la American Cancer Society ofrece algunas sugerencias sobre cuándo deben comenzar a considerar la detección del cáncer de próstata como regla general. Pero si tienes alguno de estos síntomas, debes hablar con tu médico de inmediato: 

  • Dolor de espalda 
  • Sangre en la orina 
  • Cambios en el flujo o la frecuencia de tu orina 
  • Dolor al orinar  
  • Dolor pélvico 

Cuando no hay síntomas, debes hablar con tu médico sobre las pruebas de detección del cáncer de próstata a los: 

  • 40 años para hombres con alto riesgo (antecedentes familiares de cáncer de próstata, especialmente más en aquellos con antecedentes en parientes cercanos, afroamericanos e hispanos) 
  • 50 años para hombres con riesgo promedio 
  • 55 años para hombres sin riesgo

Examen de detección del cáncer de próstata  
Hay varias opciones de detección disponibles para ayudar a detectar el cáncer de próstata, que incluyen: 

  • Examen digital del recto (EDR): Permite que tu médico te revise la próstata en busca de bultos (nódulos) o algo inusual. 
  • Prueba de antígeno prostático específico (PSA): Comprueba si hay un aumento del nivel de PSA, que podría ser un signo de infección, inflamación o agrandamiento de la próstata. 

Medidas preventivas del cáncer de testículo
El cáncer de testículo no es tan común como el cáncer de próstata, pero la tasa está aumentando en pacientes más jóvenes. Aproximadamente la mitad de los cánceres de testículo se presentan en hombres de entre 20 y 34 años. Pero este cáncer puede afectar a hombres de cualquier edad, incluidos bebés y hombres mayores.

Los factores de riesgo del cáncer de testículo pueden incluir:

  • Un testículo sin descender
  • Antecedentes familiares de cáncer de testículo
  • Infección por VIH
  • Antecedentes personales previos de cáncer de testículo 
  • El riesgo de cáncer de testículo entre los hombres blancos es de 4 a 5 veces mayor que el de los hombres afroamericanos y asiático americanos.

Si tienes alguno de estos factores de riesgo que aumentan tus probabilidades de desarrollar cáncer de testículo, debes considerar seriamente la posibilidad de realizarte autoexámenes mensuales y hablar con tu médico al respecto. 

Los autoexámenes se pueden realizar en cualquier momento, pero los expertos coinciden en que el mejor momento para examinar los testículos es durante o después de la ducha, cuando la piel está más relajada. Para hacer un autoexamen:

  • Sostén el pene para que no se interponga y puedas examinar cada testículo por separado
  • Sostén el testículo entre los pulgares y dedos con ambas manos y ruédalo suavemente entre los dedos.
  • Observa y palpa en busca de cualquier bulto o nódulo duro (masas redondeadas lisas) o cualquier cambio en el tamaño, la forma o la consistencia de tus testículos

“El examen de los testículos de un paciente será parte de un examen físico general durante los controles de rutina, así que asegúrate de visitar a tu médico de cabecera anualmente para tu examen físico o consultar con un urólogo”, dice el Dr. Silva.

Hiperplasia prostática benigna (HPB) 
La HPB también se conoce como agrandamiento de la glándula prostática, y aunque quizás no se discute con tanta frecuencia como los cánceres que afectan a los hombres, es una afección común que puede surgir en los hombres a medida que envejecen. La próstata agrandada puede causar síntomas urinarios incómodos, como bloquear el flujo de orina que sale de la vejiga. También puede causar problemas de vejiga, tracto urinario o riñones.

Si experimentas alguno de estos signos, puede ser un buen momento para hablar con tu médico sobre la posibilidad de tener HPB:

  • Dificultad para orinar
  • Goteo al final de la micción
  • Necesidad frecuente o urgente de orinar
  • Incapacidad para vaciar completamente la vejiga
  • Mayor frecuencia de micción por la noche
  • Chorro de orina débil o un chorro que se detiene y vuelve a comenzar

Aproximadamente un tercio de los hombres tiene síntomas a los 60 años, y alrededor la mitad, a los 80 años. Quienes tienen antecedentes familiares de problemas de próstata pueden ser más propensos a tenerlos. 

Para diagnosticar un agrandamiento de la próstata, tu médico puede realizar una serie de pruebas, que incluyen un examen digital del recto, un análisis de orina, un análisis de sangre y/o un análisis de sangre de PSA. A partir de ahí, tu médico analizará varias opciones de tratamiento. El mejor tratamiento para ti dependerá del tamaño de tu próstata, tu edad, tu estado de salud y el nivel de malestar. “En algunos casos, podemos sugerir una cirugía mínimamente invasiva para tratar el agrandamiento de la próstata, pero primero probaremos con medicamentos”, dice el Dr. Silva.

Consulta con un urólogo de AdventHealth

Para obtener más información sobre los problemas de salud de los hombres o para programar una cita con el Dr. Silva, haz clic aquí.

English|Spanish