Proteje a tu corazón del estrés crónico

El estrés de la vida diaria nos afecta a todos: tráfico en la hora pico, un niño enfermo, una factura inesperada, una fecha de entrega inminente. Este tipo de desafíos puede hacerte sentir ansioso, agotado o nervioso. Afortunadamente, por lo general son preocupaciones a corto plazo.

Pero el estrés debido a problemas serios de los que no puedes escapar, como la seguridad de tu familia, tu estado migratorio o la situación en tu país de origen, puede afectar tu salud. Un estudio de 2019 encontró que la preocupación por la deportación está relacionada con un mayor riesgo de presión arterial alta y enfermedades cardiovasculares.

Entonces, ¿cómo te mantienes físicamente saludable cuando tienes una lucha emocional? Aquí hay algunas formas de lidiar con el estrés y la ansiedad, y proteger tu corazón para el bienestar a largo plazo.


Síntomas de estrés

Cuando estás demasiado estresado, puedes sentirte abrumado, deprimido o pensar que no tienes el control de tu vida. Es importante reconocer cuando estás atravesando una dificultad y pedir ayuda. Si tienes alguno de estos síntomas, cuídate y habla con tu médico.

El estrés a menudo causa:

  • Ansiedad
  • Dificultad para tomar decisiones
  • Miedo al futuro
  • Sentirse paralizado
  • Dolores de cabeza, dolores de espalda o problemas estomacales
  • Irritabilidad y tensión
  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de interés en actividades que alguna vez disfrutó
  • Pesadillas
  • Tristeza o depresión que no desaparece
  • Estado de shock o sentimiento de inseguridad
  • Abuso de sustancias
  • Dormir demasiado o no dormir lo suficiente
  • Problemas para concentrarse


Cómo manejar el estrés

Puede parecer imposible quitarse las preocupaciones de encima. Pero si puede sacártelas por unos momentos, ayudará a calmar tu cuerpo y mente, y podrás manejar mejor lo que estás enfrentando.

Aquí hay algunas maneras de encontrar alivio de la ansiedad causada por el estrés crónico:

1. Sal al aire libre. El aire fresco puede ayudarte a encontrar la perspectiva. Camina alrededor de la cuadra (el ejercicio también es excelente para la salud cardiovascular). Mira las estrellas. Siente la brisa e intenta librarte de cualquier pensamiento que te genere angustia.

2. Lleva un diario. Pon tus preocupaciones en papel. Comprométete a escribir incluso durante unos minutos cada día para expresar tus sentimientos. Puedes mantener tu diario completamente privado o elegir dejar que un ser querido lea y hable sobre tus ansiedades.

3. Tómate el tiempo para hacer lo que disfrutas. Recuerda que es difícil cuidar a los demás cuando no te cuidas a ti mismo. Considera conseguir una niñera para poder hacerlo. Quizás quieras probar un nuevo restaurante o una clase de ejercicios. Si no puedes salir de casa, prepara una de tus comidas favoritas o llama a un buen amigo para conversar.

4. Practiqua la respiración profunda. Intenta respirar "4-7-8" la próxima vez que te sientas estresado. Comienza exhalando completamente por la boca. Luego inhala por la nariz mientras cuentas mentalmente hasta cuatro. Después conten la respiración mientras cuentas hasta siete. Finalmente, exhala completamente por la boca contando hasta ocho. Esta técnica simple se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar, y calma tu sistema nervioso cuando la repites varias veces.

5. Habla con tu médico o terapeuta. Toda tu salud (cuerpo, mente y espíritu) es importante. Comunícate con tu médico de atención primaria si necesitas un referido a un psicólogo o psiquiatra para una evaluación de estrés mental. Tu médico también puede ayudarte a controlar los efectos físicos del estrés.

6. Pasa tiempo con familiares y amigos. El aislamiento puede empeorar el estrés y la depresión. Conectarnos con otros nos recuerda que somos importantes, tenemos apoyo y nos aman. Además, los amigos y la familia siempre saben cómo hacernos sonreír.

7. Intenta descansar un poco. Asegúrate de dormir más de 7 horas por noche. Si puedes, toma una siesta de 30 minutos a la mitad del día para recargar, especialmente si no tuviste esas horas por la noche. Además de reducir los niveles de estrés, dormir lo suficiente puede ayudar a mejorar la función física y cognitiva.


No tengas miedo de pedir ayuda

Es normal sentir estrés, pero cuando se vuelve abrumador o insoportable, puede ser difícil para el corazón y la mente. Rodéate de amigos y seres queridos positivos y comunícate con tu proveedor de AdventHealth para obtener apoyo de salud integral. Si aún no tienes uno, encuentra un médico cerca de ti.

English|Spanish